• "Las personas sin hogar necesitan sentir que forman parte de la sociedad. A veces es tan sencillo como conversar con ellas".

Sin hogar

Vivir en la calle es el resultado de un encadenado de circunstancias que podría sufrir cualquier persona: exclusión del mercado laboral, deterioramiento de las redes sociales, pérdida de recursos... Factores que se pueden acentuar si aparecen enfermedades, trastornos mentales o adicciones que agravan la situación de vulnerabilidad.

A través de los albergues y los pisos de inclusión social, cubrimos las necesidades básicas de las personas que se han quedado sin hogar, e intervenimos con programas de acompañamiento social, formativos y de inserción laboral, que potencian la recuperación de la plena autonomía. 

Programas

  • Pisos de inserción

    Pisos de inserción

    Promover la autonomía y ofrecer un hogar desde donde rehacer la vida.

  • Inserción laboral

    Inserción laboral

    Talleres formativos y acompañamiento en la incorporación al mercado laboral.

    • Alojamiento en albergues
    • Programas de deshabituación
    • Comidas sociales
    • Acompañamiento psicológico

Hechos que realmente importan