Un móvil para sentirse alguien

Cuando la Mª Jesús entró a hacer de voluntaria en el comedor social de la Fundación Jesús abandonada esperaba encontrar algo totalmente diferente a la que vio. El contacto directo con personas en situación de sin hogar le hizo cambiar lo que pensaba sobre este colectivo, su manera de ver el mundo y de juzgar a los demás.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

WordPress Lightbox Plugin
Ir arriba