La Fundación Germà Tomàs Canet de Manresa atiende a casi 200 personas durante el 2018

Lunes, 15 Abril, 2019
Grup de refugiats atesos a la Fundació Germà Tomàs

La fundación asumió la gestión de este programa a finales del año 2017 en las instalaciones de la Llar de Sant Joan de Déu, un edificio que fue totalmente reformado para adecuarlo a las necesidades del proyecto.

Se trata de personas que han solicitado asilo en España como consecuencia de los conflictos armados o crisis humanitarias que sufren en sus países de origen. El programa, que atiende mayoritariamente familias con hijos menores de edad en situación de vulnerabilidad, se estructura en dos fases. La primera es la de acogida y tiene una duración de 6 meses. Durante este período las personas atendidas tienen todas sus necesidades básicas cubiertas y cuentan con el apoyo y el acompañamiento de profesionales, psicólogos, integradores y educadores sociales que los acompañan en su adaptación. El objetivo de la segunda fase, que dura un año, es preparar a los usuarios para su autonomía. Estas personas siguen estando atendidas por los profesionales de la Llar de Sant Joan de Déu, pero viven en pisos de alquiler y tiene una vida autónoma. Durante el 2018, 81 personas han pasado a formar parte de esta segunda fase. 

Desde la Fundación Germà Tomàs Canet se trabaja para favorecer la inserción laboral de los usuarios del programa y durante el 2018 se ha ayudado en el proceso de búsqueda de trabajo a 73 personas, 66 de las cuales han participado en diferentes cursos de formación. También se han hecho contactos con cerca de 80 empresas y se han conseguido formalizar 10 contratos de trabajo.

La fundación cuenta con un equipo de 40 profesionales y también recibe el apoyo de 49 voluntarios que han estado colaborando en este programa durante el 2018. Desde la fundación se pide la implicación de nuevos voluntarios que quieran comprometerse en el proceso de acogida de las personas solicitantes de asilo. Si quieres colaborar, escríbenos a solidaridad@tomascanet.com  

Fuente: Orden Hospitalaria Sant Joan de Déu

 

Hechos que realmente importan