En los márgenes del río de la vida

Llevaba una vida desordenada, era fácil tener trabajo hasta que comenzó la crisis, y no había tenido ningún tipo de previsión. No es difícil acabar en la calle. Un tiempo en la calle se pasa bien, cuando se alarga te acomodas y ya no tienes interés en cambiar. Hacer el cambio requiere hacer un esfuerzo.

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

WordPress Lightbox Plugin
Ir arriba