El voluntariado, tan cerca como siempre: "es el momento de cuidarnos para poder cuidar"

Lunes, 23 Marzo, 2020
Aida, voluntaria del Parc Sanitari, dando ánimos por teléfono en la emergencia del covid_19

Los voluntarios y voluntarias son personas que eligen dedicar parte de su tiempo a apoyar a quien más lo necesita. Por ello, son un pilar fundamental de San Juan de Dios, sobre todo estos días de incertidumbre. Y no han dejado de estar presentes donde más se les ha necesitado.

"La presencia y el estar no siempre van de la mano del cuerpo físico. Es el corazón que nos une, ¡el amor! ", explica Aida, una voluntaria del Parc Sanitari de Sant Joan de Déu con su teléfono a punto. Y es que aunque el confinamiento no permite que los voluntarios y voluntarias visiten los pacientes de salud mental de San Juan de Dios, ellos mismos han hecho posible apoyarles y estar tan cerca como han estado siempre. Por eso hacen llamadas telefónicas regularmente para saber cómo están y explicarles su día a día.

Desde que han empezado las medidas preventivas relacionadas con el COVID-19, la coordinación de voluntariado del Parc Sanitario les ha animado a compartir iniciativas que ayudaran a usuarios/as y profesionales a llevar mejor estos días donde los desplazamientos y las visitas están restringidas.

Para las personas que tienen problemas de salud mental, no poder salir es una complicación añadida a sus rutinas. Además de las llamadas telefónicas, los voluntarios y voluntarias también han enviado vídeos a las personas con las que están habitualmente, tanto a usuarios como a profesionales que las acompañan. Así, desde que se inició el confinamiento, de alguna manera los usuarios y monitores han podido tener un contacto con el exterior y sobre todo, con la gente que los cuida y que los acompaña siempre.

Por ejemplo, Pau, uno de los voluntarios, ha enviado un vídeo felicitando el cumpleaños de dos usuarios, y dando ánimos y explicando cómo le van a él estos días. O Mari, voluntaria desde hace 8 años, que no ha querido dejar de compartir su clase de baile que solía hacer los viernes con los usuarios del centro Benito Menni. ¡Esta vez desde casa y acompañada de su perro!

Tal y como ha dicho Elisabet Carrasco, la coordinadora del voluntariado en el Parc Sanitari, "es el momento de cuidarnos para poder cuidar. Es una oportunidad de hacer red y de practicar lo que siempre decimos: en San Juan de Dios nos gusta cuidar ". Sean días especiales, normales o diferentes, la fuerza del voluntariado es el estar siempre. Tal y como ha dicho otra voluntaria, María Ángeles, ens sus videos a profesionales y usuarios, "de esta salimos más unidos", hemos descubierto otras maneras de apoyar y de pensar en los demás.

Esto también se ha hecho en otros centros de San Juan de Dios poniendo en contacto familiares i usuarios. En San Juan de Dios nos gusta cuidar y queremos buscar siempre la mejor manera de hacerlo. Y es en estas circunstancias en las que lo tenemos que hacer más que nunca.

Hechos que realmente importan