Las pulseras Candela, una historia de amistad que consigue un millón de euros para investigar el cáncer infantil

Jueves, 12 Enero, 2017

La iniciativa partió de dos niñas de 12 años y, en tres años, ha conseguido llegar a toda España. Desde 2013 se han elaborado más de 274.000 pulseras de hilos de colores y se ha captado un millón de euros para el laboratorio de Oncología del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona. 

Las protagonistas de esta historia, Daniela y Mariona, son amigas de Candela, una paciente del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona a quien diagnosticaron leucemia en el año 2013. Durante su estancia en el Hospital para recibir tratamiento, una voluntaria le enseñó a hacer pulseras para pasar el tiempo y ella, a su vez, les enseñó a sus dos amigas. Fueron ellas quienes decidieron comenzar a hacer pulseras –a las que bautizaron como “pulseras Candela” en homenaje a su amiga- para entregarlas como agradecimiento a quien realizara un donativo para la investigación del cáncer infantil. Lo que comenzó siendo una iniciativa muy modesta se ha acabado convirtiendo en un gran movimiento social.

Familiares, amigos de las niñas y otros pacientes de la planta octava de oncología del Hospital y sus familias se sumaron enseguida a la iniciativa. Y tan buena acogida y tanto éxito tuvo que pronto se vieron desbordados por las peticiones. Fue entonces cuando decidieron hacer un llamamiento a la sociedad civil: realizaron un vídeo en el cual enseñaban como hacer una pulsera y animaban a la población a elaborarlas y distribuirlas. Escuelas, residencias de ancianos, asociaciones de vecinos… se sumaron al proyecto y comenzaron a hacer pulseras; algunos establecimientos comerciales también se ofrecieron a distribuirlas; algunas empresas participaron regalándolas en actos de empresa a sus trabajadores…

Y las solicitudes se dispararon. Desde finales de 2013 y hasta hoy, se han elaborado más de 274.000 pulseras que han llegado a puntos tan dispares de la geografía española como Mallorca, Zaragoza, Murcia, Valencia, Madrid, Cádiz o Lugo. Para elaborar las pulseras se han empleado 550 km de hilo  y se han realizado 16 millones de nudos. Su distribución ha reportado un millón de euros que se ha destinado íntegramente a la investigación del cáncer infantil, Se trata de una cifra extraordinariamente relevante teniendo en cuenta que el presupuesto de investigación del centro por lo que se refiere a oncología infantil es de cerca de dos millones de euros anuales. En el caso de las enfermedades oncológicas, el 80% de los recursos de que dispone Sant Joan de Déu para la investigación provienen de donaciones de particulares y de iniciativas como las pulseras Candela.

Centro de referencia internacional para el cáncer infantil

El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona es centro de referencia nacional para la atención del cáncer infantil y de referencia internacional para determinados tipos de tumores. Cada año atiende cerca de 250 nuevos pacientes.  

El cáncer infantil es muy diferente del cáncer de adultos: tiene una incidencia mucho más baja, no se puede prevenir, requiere de terapias diferentes y responde también de manera muy distinta. Por ello, los resultados de las investigaciones de cáncer de adulto no son extrapolables al cáncer infantil y es necesario impulsar investigaciones específicas.

En el Hospital Sant Joan de Déu los investigadores trabajan estrechamente con los médicos que atienden a los pacientes. Cada vez que se diagnostica un nuevo caso, analizan en el laboratorio las características del tumor para ajustar el pronóstico con los médicos y determinar cual es el mejor tratamiento para combatirlo. Del mismo modo, los oncólogos trasladan a los investigadores las preguntas para las que no tienen respuesta y los investigadores trabajan para encontrarla y ofrecer el mejor tratamiento a cada niño. 

Sant Joan de Déu dispone de un laboratorio dedicado exclusivamente al estudio del cáncer infantil y es uno de los pocos centros europeos que cuenta con un banco de tumores pediátricos exclusivo con gran potencial para la investigación que, entre otras cosas, ha permitido desarrollar modelos animales de diferentes tumores. Gracias a las donaciones de particulares, empresas y fundaciones, los investigadores de Sant Joan de Déu han generado 3 ensayos clínicos a partir de la investigación original propia incluyendo el primer ensayo clínico a nivel mundial para testar la seguridad y eficacia de una vacuna contra el glioma difuso del tronco cerebral, un cáncer propio de los niños que hoy por hoy es incurable.

Hechos que realmente importan