Más plazas para personas sin hogar en San Juan de Dios

Jueves, 26 Marzo, 2020
Recepció CRI Hort de la Vila de SJD Serveis Socials Barcelona

Para dar respuesta a las necesidades de confinamiento de las personas sin hogar de la ciudad de Barcelona, Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona ha ampliado las plazas residenciales mientras dure la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

Las personas en situación de sin hogar no pueden cumplir con las indicaciones de la alerta sanitaria y se encuentran todavía más expuestas en las enfermedades. Es mucho más difícil confinarse cuando no se tiene un techo o, incluso, encontrar la manera de lavarse las manos con jabón o gel antiséptico. Además, muchas de ellas sufren enfermedades crónicas, lo cual las convierte en un colectivo de riesgo. Son personas en situación vulnerable que necesitan ser cuidadas.

Por este motivo, se ponen a disposición de la ciudad 30 plazas más para atender 30 personas en situación de sinhogarismo que requieren confinamiento por prescripción médica, según ha acordado Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona con el Ayuntamiento de Barcelona. Todas ellas tienen cubiertas las necesidades básicas, disponen de una habitación individual, acceso a baños específicos y una sala de estar.

Estas personas o bien han dado positivo en el virus COVID-19, o bien es altamente probable que lo tengan, y por eso disponen de una zona especial de confinamiento en los dos centros residenciales de inclusión, en el CRI Hort de la Vila y en el CRI Creu dels Molers, donde se han extremado las medidas de seguridad para proteger a estas personas y para evitar posibles contagios. Nuestro objetivo es asegurar, en todo momento, que las plazas de alojamiento que funcionaban ya antes de la pandemia puedan continuar activas.

Durante el tiempo que estén en la zona especial, contamos con apoyo para el equipo de profesionales, del personal de la  Fundació d'Ajuda a la Dependència de Sant Joan de Déu (FAD), y de la cooperativa DIOMCOOP que trabajará durante la noche. Con todo ellos se amplía el equipo de profesionales que estarán estos días atendiendo las personas que viven en los dos centros residenciales. Una medida para proteger y cuidar de las personas en situación de sin hogar que tienen que pasar la cuarentena, el resto de personas que viven en las equipaciones y los profesionales que se encargan del cuidado de ellas.

San Juan de Dios es una entidad comprometida con las personas que están sufriendo situaciones de sinhogarismo, por eso ha puesto todas las herramientas disponibles para poder ampliar las plazas residenciales mientras dure la crisis sanitaria y continuar atendiendo y acompañando a las cerca de 300 personas que viven en los CRI y en los pisos de inclusión con la máxima seguridad.

Hechos que realmente importan