El duelo en los adolescentes: despedirse y acompañarse en tiempos de COVID-19

Miércoles, 27 Mayo, 2020
Acompanyament i dol en temps de COVID-19

En tiempos inciertos, sentirse acompañado nos ayuda a seguir adelante. Son muchas las situaciones difíciles de nuestro día a día que debido a la COVID-19 se han complicado aún más, especialmente aquellas en las que el acompañamiento y el ritual eran un apoyo básico desde donde salir adelante. ¿Cómo afrontamos un duelo cuando no podemos tener el acompañamiento físico de las personas que nos gustaría? ¿Cómo lo explicamos a los niños, niñas y adolescentes que no tienen una rutina donde agarrarse para seguir adelante? Profesionales de Sant Joan de Déu Terres de Lleida han elaborado una guía para famílias para gestionar el duelo durante la COVID-19.

Tal y como explican, el duelo ahora debe afrontarse de manera diferente, ya que la pandemia ha hecho cambiar el pretexto de la muerte de los seres queridos: en muchos casos, la pérdida es inesperada y sin posibilidad de​ despedida. Además, también hay un déficit de apoyo social y de rituales debido al confinamiento, y una situación de sufrimiento generalizada y en muchos ámbitos de nuestras vidas. Así pues, el acompañamiento es ahora más esencial que nunca, y al mismo tiempo, más difícil. Pero aunque no sea como quisiéramos, es importante sentir el consuelo y la humanidad compartida, y por tanto, acompañar de la mejor manera posible.

Con cuentos e ilustraciones, la guía explica como abordar la muerte con los niños, niñas y adolescentes, como ayudarles a expresarse emocionalmente y hacerles entender la ansiedad, la tristeza y las emociones que sientan, y también explica cómo encontrar alternativas para despedirse. Con campañas como Las Caras de la Vulnerabilidad podemos ayudar a las personas que más lo necesitan y dotar a los profesionales de recursos para que puedan acompañar incluso a los que no tienen cerca. Así pues, el objetivo de esta guía es facilitar algunas ideas para compartir con los niños y adolescentes de casa un dolor profundo que marcará sus vidas, pero que con un buen acompañamiento y con el tiempo, aprenderán a convivir con el dolor dejando espacio para que entre un poco de paz.

Hechos que realmente importan