Condecoran al Hermano Fernando Aguiló de San Juan de Dios en Sierra Leona

Jueves, 18 Mayo, 2017
El Hermano Fernando Aguiló en el acto de concesión del premio.

Fernando Aguiló ha recibido la condecoración por parte del presidente del país como reconocimiento a la atención dada desde el St. John of God Missionary Hospital Mabesseneh, a Lunsar.

El Hermano Aguiló fue el director del hospital desde el 1982 al 2001, casi 20 años de dedicación que ha sido reconocida con esta condecoración. Por razones de salud tuvo que dejar la misión presencial en el país pero sigue fuertemente vinculado y todavía da su apoyo a través de Internet.

El acto tuvo lugar el pasado 27 de abril, día nacional de la República de Sierra Leona. Concretamente, el Hermano Aguiló recibió la condecoración Oficial de la Orden del Rokel (OOR), uno de los premios más importantes del país. El encargado de entregar el título fue el presidente Ernest Bai Koroma, acompañado de la primera dama, Alice Sia Nyama Koroma, en la State House de Freetown. El Hermano de San Juan de Dios viajó al acontecimiento acompañado del Hermano Joan B. Carbó y de la Dra. Vicky Fumadó.

La distinción fue concedida por parte del ministro de Salud, Abu Bakarr, después de la celebración de los 50 años de presencia hospitalaria en el país. En cuanto al premio concedido, la Orden del Rokel, junto con la Orden de la República de Sierra Leona, son los dos reconocimientos más prestigiosos que se conceden en la región. La Orden del Rokel está dividida en cuatro niveles diferentes:

  • Gran Comendador de la Orden del Rokel (GCOR).

  • Comandante de la Orden del Rokel (COR).

  • Oficial de la Orden del Rokel (OOR).

  • Miembro de la Orden del Rokel (MOR).

Estas condecoraciones son equivalentes a las de la Orden del Imperio Británico, anterior a las actuales que se crearon cuando Sierra Leona se convirtió en República. 

En su carta de agradecimiento, el Hermano Aguiló destaca: "No creo oportuno señalar acontecimientos extraordinarios que me hicieran merecedor de esta distinción, porque es más bien el trabajo del día a día, ese trabajo cotidiano e incluso rutinario de dedicación, atención y cuidado a los pacientes y a sus familiares lo que poco a poco te van curtiendo y sin darte cuenta. Es la fuerza que nos ayuda a afrontar retos inesperados o no deseados, tanto los buenos como los malos".

El día siguiente se realizó una pequeña celebración eucarística de acción de gracias a la capilla de los Hermanos de la comunidad de Mabesseneh. Asistieron los Padres Josefinos, las Hermanas Clarisas, los sacerdotes diocesanos de Lunsar y un grupo de trabajadores del hospital. El acto acabó con una cena de fraternidad.

Lee la noticia completa en el Blog del Hermanamiento con Sierra Leona.

  • Padres Josefinos, las Hermanas Clarisas, los sacerdotes diocesanos de Lunsar y un grupo de trabajadores del hospital.

Hechos que realmente importan